AMLO

·

-Huicot Rivas, entregó su Informe, pero…
-María Eugenia, vuelve a ser “perredista”…
-Las andanzas en Tlaxcala de Víctor Cánovas…
-Manuel Jiménez González, quiere resucitar…

Rindió su Segundo Informe de Gobierno el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Huicot Rivas Álvarez. Los presentes en el evento, esperaban que explicara cómo en una casa de su familia un grupo de sujetos armados mantenían secuestradas a dos personas. Por cierto, jamás tocó este tema. Ni modo, será el presado lastre que deberán cargar Huicot Rivas Álvarez, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y José Manuel Rivas Álvarez, director de Control de Procesos de la Procuraduría General de Justicia: funcionarios estatales involucrados indirectamente con el crimen organizado que paradójicamente ocupan cargos muy delicados de donde pueden filtrar información…En las elecciones del 2008, después que fue ungida candidata a diputada federal la señora Martha Elena García, la entonces diputada federal María Eugenia Jiménez Valenzuela, organizó una conferencia de prensa en un restaurante de un conocido hotel de Tepic. En el lugar, convocó a los medios de comunicación, y en un ataque de berrinche porque no pudo imponer a uno de sus incondicionales como candidato a diputado federal, anunció que renunciaba a su partido, al Partido de la Revolución Democrática. Al paso de dos años, la empresaria que destruyó el Cerro de La Cruz -nos referimos a la misma María Eugenia Jiménez Valenzuela-, declara que ella, como perredista desaprueba las alianzas entre el PAN y el PRD. La pregunta es ¿cada dos años, en tiempos de elecciones, María Eugenia Jiménez Valenzuela, nomás es “perredista”? Otra de políticos arribistas y convenencieros…Con seis años de gobierno a cuestas, el decir adiós razonablemente al poder parte del color del cristal a través del cual se enfoque. Una de las obras más abultadas, la plaza del Bicentenario, sirvió de marco al gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz, para plantearnos su versión del ejercicio desempeñado. Si el tesón usado en esta se hubiese aplicado a otros proyectos, diríamos adiós tal vez a la mejor administración estatal. La dilación, empero, de trabajos como la ampliación de un tramo a Calpulalpan, echa por tierra el esquema pretendido y, nos hace guardar, con escasa gratitud, recuerdos de personajes involucrados, como el nayarita Víctor Cánovas Moreno, involucrado en dicha construcción y, expuesto por mérito de sobra a la evidente reprobación del respetable. Vendedor de grandes ideas, el nayarita transitaba de proposiciones de gran envergadura, a la razonable aceptación de la complejidad que significa el solo hecho de someter los proyectos al desgastante filtro de la burocracia. Filtro, por cierto, pletórico de conveniencias y desviaciones, como lo fue su papel de obstáculo en la interlocución dentro y fuera del gobierno. Yace en el expediente muerto, la edificación de un hotel de cinco estrellas en el Parque de la Juventud, la vastísima extensión adquirida para instalar el Puerto Seco y el súbito e ¿inconveniente?, cambio de ubicación de la Central de Abasto. Esas obras quedaron inconclusas para la posteridad. Que la voluntad del nuevo gobernante las incluya en su agenda, es lo deseado por todos. Tirar por la borda proyectos de este nivel sería suicida para el legítimo derecho de ver con sello propio ese concepto de progreso, tan cambiante sexenio a sexenio. Es un hecho que el reparto de poder encabezado por Héctor Ortiz, permitió llevar las riendas del régimen concluyente, bajo un innegable marco de estabilidad. Funcionó la inteligencia. Ningún problema desbordó pese a sus consecuencias.
Accidentes, conflictos vecinales, irrupción de organizaciones interesadas en enquistarse, esos fueron eventos a los cuales se sorteó con talento innegable. Sin embargo, la oportunidad de arraigar a los intelectuales, en tanto alternativa a los gobiernos de hacendados, tuvo su más estrepitoso fracaso. Primero, el proyecto aparentemente invulnerable cedió a la tentación del exceso. De una visión social vía el conocimiento, vimos no a familias, sino a personajes en doloroso encumbramiento. Vimos un reparto grotesco de concesiones, beneficios, patentes, potestades y hasta liderazgos, encauzados por caminos bien distintos a los planteados por la autoridad conversa en caciques académicos.
Fue imposible retener la cascada de ambiciones. Quienes no tenían y llegaron a tener, locos se volvieron y nada más nos faltó el tristemente célebre actuar de Arturo Durazo Moreno, recibiendo condecoraciones de la sinrazón y del cinismo. Se dice fácil. Seis años de estabilidad política pese a las ambiciones propias es un reto. Recuerdo el entusiasmo de los grupos orticistas por coronarse en aquella elección novembrera cuando nunca Enrique Jackson, nunca abandonó a un Mariano González, desencajado, decidido a no aceptar las fallas de su sistema de inteligencia. Sus redes fallaron. Yo diría que la gente estaba hastiada de dar su voto a los ricos que se hacían más ricos en el poder. Y con el tiempo, otro factor sorprendió a los académicos.
Los Clasificados
Parece que los muertos políticos quieren revivir. En Tecuala, el ex alcalde y ex diputado local nefasto, nos referimos a Manuel Jiménez González, quien fue rechazado en la elección del 2008, da señales de que busca desesperadamente volver al escenario político. Lo que no sabemos es de quién se apoyará, si de Ney González Sánchez o de Miguel ángel Navarro Quintero, por aquello que un día hace campaña para el Partido Revolucionario Institucional, y en otros procesos electorales ayuda a los candidatos del Partido de la Revolución Democrática. Gracias por escribirme a: jesuscervantes01@hotmail.com También puedes leerme en www.cainay.blogspot.com






Búsqueda personalizada

Blog Archive